Con Espíritu Nómade

Cáncer con Espíritu Nómade

La metamorfosis de un blog de viajes y aventuras en un blog sobre la Aventura del Viaje

El Fenix - Simbolo de transformacion

El Ave Fénix – Simbolo de transformación

Escuché las dos palabras mas desafiantes de mi historia el Jueves Santo pasado. “Tenés cáncer” me dijo un médico sin tacto, ni compasión, ni cuidado. “Tenés cáncer” hacía eco vacío en mi alma confundida. ¿Pero si vivo una vida plena, llena de sentido y rodeada de amor? Siempre pensé que si uno vivía una vida plena estaba exento de tragedias… Me equivoqué, las tragedias son parte de nuestra vida plena. También.

El diagnóstico de cancer avanzado de mama nos agarró viviendo en Nueva Zelandia, en una estancia escondida sobre un valle en las montañas de la isla sur. Kyrimba había quedado esperando en Whangarei y nosotros apostamos a la vida de inmigrantes. Vivir en Nueva Zelandia nos llenaba de sentido, nos hacía sentir más vivos. Buscábamos un mejor futuro para Sarah, Emma y Clara, con ya 12, 9 y 7 años, en un país del primer mundo alejado del primer mundo.

Hoy en día tipear la palabra “cáncer” en google es fácil. Antes de hacerlo, cerré los ojos, respiré profundo invocando a todo mi entrenamiento de madre educadora en casa, me entregué a mi más profundo ser superior, el que fuera que estuviera conmigo en ese momento tan inferior, y éste me llevó por la senda menos transitada. Todo lo que leía tenía sentido, apuntalar el sistema inmune, cortar abruptamente con cualquier forma de azúcar, harinas, granos, lácteos, carnes rojas, cuestionar protocolos estándares, aprender sobre protocolos integrativos…

Esa Semana Santa fue la primera dónde la tristeza y el desconsuelo me invadieron al cuadrado. Todo tenía mayor peso, un profundo significado. Y lo que más resonaba en mi mente, en mi cuerpo y en mi alma eran las famosas y sabias palabras de Hipócrates: “Primero no te hagas daño, la comida es tu medicina” y casi sin querer entré en un camino desconocido, el cuál día a día, segundo a segundo se sigue abriendo ante mí y me sigue maravillando.

Hoy hace 9 meses que el diagnóstico azotó mi cabeza, mi alma y mi cuerpo. Y junto a estos azootó también a toda mi familia. Tuve que aprender mucho y muy rápido. No sólo sobre cáncer, sino sobre dejar fluir, dejar el control. En estos 9 meses todo cambió: nos mudamos a la ciudad aunque Simon sigue trabajando en la estancia, las chicas van a la escuela, no una escuela cualquiera, la única en la cuál hubiera podido confiar su desarrollo: una escuela Steiner. Yo cada vez incorporo más tratamientos a mi protocolo: fé, dieta estricta, ejercicios respiratorios, sauna, enemas de café, ozono, cámara de oxígeno hiperbárico, muérdago, suplementos, hierbas, hongos en todas sus formas, meditaciones, aprendizajes sobre control y manejo del dolor, pulsos electromagnéticos… y la lista sigue… Nunca sabré si todo esto que hago va a extender mi vida, lo que sí estoy segura es que me da poder sobre una enfermedad que te lo saca. Me da luz en un momento de oscuridad, me da calor en los momentos temblorosos de miedo y desconsuelo. Me da certeza en momentos de incertidumbre.

Camino a Verita Life

Camino a Verita Life

Y en estos momentos es cuando más me acuerdo que cuando estamos en medio de una tormenta, sólos, en el medio del mar, no pensamos en llegar a puerto seguro ni tampoco pensamos en la posibilidad de que el barco se pueda hundir, sólo pensamos en hacer lo mejor posible, de la manera más responsable posible en el momento presente: “Vamos despacio que estamos apurados” es lo que siempre nos repetimos en esas situaciones.

Y es en el presente en el que me encuentro ahora. Capeando mi propio temporal, arrastrando a mi familia, mostrándome fuerte y débil, necesitada y empoderada. Mostrándome humana. Mostrándome plena. Dando lo mejor de mí, buscando una mejor versión de mí misma. Sabiendo que no hay mejor manera de pasar la vida que viviéndola. 

4 thoughts on “Cáncer con Espíritu Nómade

  1. Sharon

    Hola Caro, estamos con vos a la distancia y en nuestras oraciones pidiendo tu completa sanacion.
    Ya tenes la batalla ganada , sos una mujer tan fuerte, líder, valiente,auténtica, inteligente, sabia, sencilla ,feliz, irradias felicidad por donde pasas .
    Estas aplicando todo para salir de esta y lo vas a lograr.
    Te admiro , beso y abrazo fuerte y cariños a toda la familia.

  2. Cecilia Aristia

    Hola! Carolina!!!! Soy Cecilia desde Capilla del Monte! !! Me encanta lo que escribiste! hablale así al gen del cáncer para que entienda que ya estas curada!!!es un proceso de cura el que estas viviendo, no de enfermedad! !! Te mando diariamente la llave!

Leave a Reply to Carolina Mouzo Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *